9 may. 2010

Un trance sádico


Más de una vez me encontré explicándole a algún cabeza de termo por qué me gusta tanto Deftones. Por qué me parece que no son una bandita más de toda esa camada de finales de los 90s que se preocupaba más por parecer conflictuadita que por componer buenas canciones. Acá está el mejor argumento, bajo los ojos negros del búho. Densidad emocional en 10 temas. Un Carpenter inspiradísimo que hasta se apropia de unas notas de los pantanos de Louisiana. Las letras que todos queremos escuchar, esa cosa de mezclar amor, sexo, decadencia y muerte que tan bien les sale a estos pibes. Pesadez, pesadez de la buena por todos lados. Capas de efectos cortesía de Frank Delgado que ya hace años dejaron de ser relleno. Abe sólido como una montaña en cada golpe. Y Chino reventándose la garganta como nunca (se le va a complicar en vivo, más que nunca). Si el grito desgarrador de "Royal" no te mueve un pelo, si el estribillo de "Beauty School" no te llega, si no querés cantar "the sound of the waves collide" a los gritos durante "Sextape"...digamos que deberías pedirle tu alma de vuelta a Milhouse.


No hay comentarios: