7 jul. 2009


El peso de millones de litros de agua empujándonos hacia el fondo. El ruido sordo que viaja miles de kilómetros bajo la superficie. Criaturas de los abismos, surgidas de profundidades a las que ningún humano ha llegado jamás. El océano, una sola masa hídrica conectando todo el planeta. El verdadero útero primigenio, desde donde se arrastraron las primeras formas de vida. La tumba final, la que cubrirá todo cuando estalle el último cataclismo. Eterna, pulsante, insondable. Y el hombre, obsesionado, que va perdiendo hasta su última espina de humanidad en la orilla. Contemplando la marea en trance, absorbiéndola hasta formar parte de ella y desaparecer...

"I'd like to have some last words before I forget how to walk upon these muddy shores and entirely cease to breathe like a man..."

2 comentarios:

negromaderna dijo...

Genial la reseña, absolutamente subjetiva como debe ser. No se si está banda me puede llegar a gustar, pero la ilustración de la portada es buenisima. Abrazo.

PD. Voy a robar alguna frase de la reseña para usarla, no se como ni cuando. El que avisa no es traidor!

Anónimo dijo...

gracias por tu blog..muy nutritivo. esa ironia del zombie buscando cerebro esta fea pero ilustra algo asi como el aporte que haces, para quienes buscamos belleza y conocimiento...buenisima la interpretacion del oceano...y solo te encontre por mi reciente amor por cocteau twins..quiero la traduccin de heaven or las vegas,para saber qué me envuelve.