14 jun. 2009

No matter what I say, no matter what I do


Esta historia me la contó el señor Maderman (para quienes no lo conocen, el cofundador de este blog, actualmente MIA, aunque prometió que algún día volverá): Resulta que mientras Anathema estaba grabando éste, su séptimo disco de estudio, un día llamaron al ex-bajista de la banda para preguntarle cómo andaba. El tipo, muy elocuente, respondió que su vida era "a natural disaster" (un desastre natural). De ahí el nombre de este enorme disco de la banda de Liverpool, editado en 2003.

Hace dos semanas exactamente, tuve la oportunidad y el gusto de ver a Anathema en vivo en ND/Ateneo en Buenos Aires. No soy un gran fanático de la banda (aunque me gusta mucho), de hecho no la conozco hace mucho, así que puedo decir que vi el recital con cierto grado de objetividad. Y tengo que decir que nunca vi una unión tan fuerte entre banda y público como aquella noche. El teatro explotaba con cada tema y los Canagh (junto al resto de la banda) respondían volcando alma y vida en el escenario para ofrecer una actuación magnífica. No lo dudo: el de Anathema será uno de los conciertos que nunca olvidaré.

Y para hacerles este pequeño homenaje elegí A Natural Disaster porque es el disco que más escuché desde que conozco a la banda, y además por la sublime canción que le da nombre al disco. Allí la voz de Anna Livingstone viene para arrancarnos el corazón, exprimirlo y ponerlo de nuevo en su lugar, renovado. Y también se suman a este tema otros clásico como Are You There? o Flying para convertir al disco en un título esencial en la discografía de cualquier persona que disfruta del rock alternativo.

No matter what I say
No matter what I do
I can't change what happened...

A Natural Disaster (2003)

No hay comentarios: